Cada día los consumidores de productos de belleza  aumentan sus exigencias, y por ello, las marcas de maquillaje buscan innovar utilizando recursos como la inteligencia artificial y la realidad aumentada. Un amplio universo que se llena de tecnología y brinda aún más soluciones a sus clientes.

En el 2018 la empresa líder en la industria de la belleza, L‘Oreal dijo que ya no quería ser la firma de belleza número uno en el mundo, sino «la compañía de tecnología de belleza número uno», en ese entonces, la compañía francesa estaba clara que las cosas en la industria habían cambiado.

«Las mujeres han tenido las mismas preocupaciones de belleza durante 30 a 40 años, pero la tecnología ha creado un consumidor más exigente», explicó Guive Balooch, vicepresidente global de la Incubadora de Tecnología de L‘Oreal. «Quieren productos más personalizados y precisos, y tenemos que responder», dice. 

Hoy en BajoLente te contamos ¿Cuáles son las principales tendencias tecnológicas en el mundo de la belleza?

1. Personalización e inteligencia artificial (IA).

Según Balooch «el 50% de las mujeres se queja de que no encuentran el tono de base adecuado para su rostro, y las mujeres con tonos de piel más oscuros han estado pidiendo a gritos más opciones». Pero poner miles de tonos en los estantes de las tiendas sería «impráctico», dice.

En su lugar, Lancôme, filial de L‘Oreal, ha creado una máquina de bases personalizadas llamada Le Teint Particulier, que promete encontrar el color «exacto» para tu piel, usando IA. Los consultores de Lancôme primero determinan el tono de tu piel facial con un colorímetro de mano, que es una especie de escáner.

La información va a una computadora que usa un algoritmo para elegir entre 20.000 tonos diferentes. Finalmente, los resultados de la computadora se envían a una máquina que mezcla la base para el cliente en la misma tienda.

2. Aplicaciones de «prueba».

La aplicación Visual Artist, de Sephora, permite a los clientes probar virtualmente miles de tonos de lápiz labial y sombra de ojos a través de sus teléfonos inteligentes o en los puestos de las tiendas.

El programa mide dónde se encuentran tus labios y ojos en tiempo real para luego saber dónde colocar los cosméticos. Sephora dice que se han probado más de 200 millones de tonos a través de Virtual Artist desde su lanzamiento en 2016. Otras marcas, como Garnier y la alemana DM, también han lanzado aplicaciones para probarse cosméticos digitalmente.

3. Herramientas inteligentes de cuidado de la piel.

Un «espejo inteligente» que evalúa tu piel, ¡si! fabricado por New Kinpo Group, de Taiwán. El programa toma una foto de tu cara cada vez que inicias sesión y la escanea para detectar arrugas, manchas rojas, poros, líneas de expresión y niveles de brillo. Luego califica estos factores de «bueno» a «pobre» y te envía consejos personalizados y recomendaciones de productos.

4. Maquillaje impreso.

La varita Opté de Procter and Gamble (P&G), es una impresora de maquillaje presentada en la edición de 2019 del Consumer Electronics Show(CES), una de las ferias de tecnología más grandes del mundo, en Las Vegas.

El aparato escanea la piel y aplica con precisión pequeñas cantidades de maquillaje para ocultar manchas de la edad y otras imperfecciones. Su pequeña cámara incorporada toma 200 cuadros por segundo, luego un microprocesador analiza los datos para diferenciar entre áreas claras y oscuras, y una microimpresora aplica la base a tu piel.

5. 3D o «e-make up».

Inspirados por la locura por los filtros de realidad aumentada en Snapchat e Instagram, los artistas de «e-make up» (maquillaje electrónico) te permiten descargar looks de maquillaje extravagantes para potenciar tu imagen digital.

Una artista que está a la vanguardia de la tendencia es la parisina Ines Marzet, conocida en línea como Ines Alpha, cuyas creaciones han adornado imágenes de artistas, músicos y modelos en Instagram. Ella también ha hecho una serie de filtros que cualquiera puede descargar para Snapchat.

Muchas de las creaciones digitales de maquillaje de Inés Alpha se han vuelto virales. El maquillaje electrónico «podría cambiar de color, podría ser 3D o iridiscente, cosas que no serían posibles en la vida real», explica McDowell, de Vogue. «Encaja con la idea de que todos tienen un gemelo digital en internet y te permiten jugar con eso», opina.    

 

vía: www.semana.com