Las innovaciones tecnológicas nos simplifican muchísimo la vida. Sin embargo, algunos científicos resaltan ante todo los efectos negativos que ciertos dispositivos, como los teléfonos inteligentes, tienen para la salud.

La compañía de telecomunicaciones TollFreeForwarding.com creó un modelo de representación corporal, basado en esa clase de estudios en el que muestra cómo podrían evolucionar en el futuro las características físicas del ser humano obsesionado con las tecnologías.

Los especialistas aseguran que el uso regular de dispositivos tales como los teléfonos inteligentes y el trabajo constante frente a una pantalla de ordenador tienen un impacto significativo en la manera de sentarse y la postura. 

«Pasar horas mirando hacia abajo, en el teléfono, deforma el cuello y la columna vertebral pierde su equilibrio. En consecuencia, los músculos del cuello tienen que hacer un esfuerzo adicional para sostener la cabeza», explica Caleb Backe, experto en salud y bienestar. 

Hoy en BajoLente te mostramos cada detalle de cómo podría llegar a verse este nuevo ser humano al evolucionar para adaptarse a futuras realidades.