Si bien el abuso de esta planta genera efectos nocivos para la salud, también es capaz de ayudar a vivir mejor a determinadas personas. 

En Colombia está autorizado el uso del cannabis con fines medicinales y bajo diferentes presentaciones como aceites, ungüentos y cosméticos.

 El Cannabis es un elemento natural con inmensa diversidad de quimiotipos cada uno de los cuales contiene distintas proporciones de principios activos, los cannabinoides. Cuando se consume de manera medicinal, es necesario analizarlo cuidadosamente para demostrar que se encuentra libre de impurezas y conocer los miligramos de ingrediente activo existentes en cada mililitro de extracto, ya que  contiene tetrahidrocannabinol o THC, que es el principal constituyente psicoactivo, y el cannabidiol o CBD, que no es psicoactivo pero es es un potente antiinflamatorio y antioxidante.

La marihuana medicinal, tienes muchos beneficios: Ayuda a reducir dol0res agudos y crónicos, se usa para disminuir náuseas y vómitos en los tratamiento de pacientes con cáncer y VIH, ayuda a controlar las crisis epilépticas, estimula el apetito, relaja los músculos, disminuye la ansiedad, ralentiza la progresión de la enfermedad de Alzheimer debido al THC que contiene, es útil en casos de asma y disminuye la presión intraocular, siendo efectiva para tratar casos de glaucoma.

Si bien el cannabis tiene la capacidad de actuar en el organismo es porque sus cannabinoides se parecen a sustancias producidas por el propio cuerpo. Al ser parecidas, se acoplan a los mismos receptores celulares. Lo aconsejable es seguir el tratamiento bajo la supervisión de un médico con conocimientos acerca de esta alternativa ya que por mucho que se modifique su composición para que los efectos perjudiciales disminuyan, las sustancias nocivas continúan estando presentes.