Si te interesaste por leer esto, es porque a la gran mayoría de mortales nos interesa mucho la idea de convertirnos en mejores amantes. Y es que no hay nada más gratificante que una buena faena sexual y que tu nombre y apellido queden en el ranking de los mejores encuentros sexuales de la o el implicado. Toma nota de estos diez puntos para que hagas de tus relaciones íntimas, las mejores.

Lo primero es entender que, aunque ya existe el Kamasutra, debemos olvidarnos de esa especie de “Álgebra de Baldor” por un buen rato; pues hacer acrobacias en la cama no es sinónimo de alcanzar mayor placer sexual, tampoco te hará un “master class”, todo lo contrario: hay que entender que cada persona es diferente y que cada posición debe realizarse de acuerdo a la condición física y comodidad de cada persona.

Segundo: No tengan miedo de la desnudez, la seguridad es un gran atractivo. Compartir con personas que se sienten a gusto consigo mismas, sin prejuicios o estereotipos físicos, es todo un placer.

Tercero: El juego previo. Nada más delicioso que los preliminares antes del sexo. Tómate el tiempo de jugar un poco con la psiquis, con mensajes sugestivos, buenas conversaciones, un par de mensajes que hagan despertar la curiosidad antes de.

Cuarto: Comunica lo que te causa placer y enséñale a tu pareja cómo y dónde es que “te gusta”. No se basen en películas, hay mucha ficción en esto. Nada más genuino que saber escuchar a tu pareja, que sea esta la que te muestre los caminos del placer.

Quinto: El otro está primero. A nadie le gusta el egoísmo y no hay nada que genere más placer que brindarlo, así que concéntrate en atender a tu pareja antes de pensar en ti, dale de eso que tanto le gusta, con ritmo, con pasión y sin pensar en que esto solo se trata de ti.

Sexto: No hagan las cosas por cumplir. Es bastante obvio cuando alguien llega predeterminado, el sexo no debería tener un manual, se puede comenzar y terminar de cualquier forma.

Séptimo: El fin no debe ser el orgasmo. Es una falsa creencia, y culturalmente pensamos que si no existe el orgasmo no hay placer, solo con el hecho de compartir besos, caricias y palabras con la persona deseada basta para tener mucha satisfacción.

Octavo: No compares. Las comparaciones de por sí son chocantes y en el sexo son muy ofensivas, nada de hablar de las otras parejas sea bien o mal, simplemente vive el aquí y el ahora.

Noveno: Controla el tiempo y la duración, los extremos son chocantes. Trata de mantener un equilibrio, pues de la misma manera en que puede incomodar un “polvo de gallo”, puede hacerlo un “polvo eterno”.

Por último, pero no menos importante: El lugar. Todo sitio es erótico: hacerlo siempre en la misma cama no suena nada caliente, es hora de ser creativo y creativa: juega, vístete, diviértete y sé responsable de una buena faena y una excelente salud sexual; no se trata de la cantidad sino de la calidad, ya que para solo “desfogar” existe la masturbación, respeta a tu pareja y proponte ser inolvidable.