Semana santa, mucho más allá de su significado religioso, representa para los cristianos una época de reflexión.

En el mundo occidental es una celebración muy popular en la que se viven de distintas maneras las tradiciones, sin embargo en algunos lugares también se presentan expresiones culturales verdaderamente raras y fascinantes. 

Conoce estas extrañas tradiciones celebradas en Semana Santa en distintos lugares del mundo.

El Halloween de los suecos.

 

Mientras en algunos sitios se visten de romanos o buscan huevos de Pascua, en Suecia celebran el «påskkärringar». Niñas y niños salen a la calle disfrazados de brujos y brujas para pedir caramelos por las casas, siguiendo una tradición que se remonta a 1800 aunque se cree que su origen es precristiano.

De hecho, en una iglesia sueca existe una pintura fechada en 1480 que representa tres brujas de Pascua sosteniendo cuernos de bebida que se llevaban al diablo para que éste sirviera en ellos cerveza «mágica». Según la creencia popular, en Jueves Santo las brujas acudían volando al encuentro con el diablo en una montaña secreta, en Blokula, la pradera a la que solo se accedía a través del vuelo mágico y se cita en varios procesos de brujería de la zona. 

¡Robos sagrados!

Después de la misa nocturna del Jueves Santo los hurtos no solo están permitidos, en algunas regiones rurales de Bolivia, sino que son “sagrados”. Eso sí, son pequeños robos, suelen decir que «como Dios ha muerto robar no es pecado.» Al día siguiente, la tradición indica que se debe preparar una infusión de espinas y tomarla en actitud de arrepentimiento. Sin embargo, no todo el mundo tiene el “privilegio” de ser robado, nadie mete mano en las chacras de mentirosos, envidiosos y usureros y así al día siguiente todo el mundo sabe quiénes son. También cazan serpientes y lagartos, al menos en el municipio de Pazña y Huari (Oruno), para evitar que el diablo siga tentando como intentó tentar a Jesucristo cuando pasó 40 días en el desierto.

A metros de profundidad.

Los mineros polacos conmemoran el Viernes Santo con un particular viacrucis subterráneo por la mina de sal de Wieliczka. La recorren hasta llegar a la capilla Kinga que se encuentra a 97 metros de profundidad para visitar una espectacular estatua de sal del Papa Juan Pablo II. Esta es una de las minas, más antiguas del mundo, tiene nueve niveles y casi 300.000 metros de excavaciones.

Igual de curioso es el viacrucis submarino que se realiza durante Semana Santa en Puerto Madryn, Argentina, donde varios buzos trasladan una enorme cruz iluminada a ocho metros de profundidad.

El honor de cargar la cruz en Croacia.

 

En la isla de Hvar, en Croacia, cada aldea elige a un hombre que tendrá el honor de cargar una cruz de 20 kilos entre los diferentes pueblos, cubriendo un trayecto de aproximadamente 25 kilómetros. Tras esto, una procesión de fieles va cargando linternas y cantando. El ser elegido para guiar la llamada Za Krizenes un honor, y los interesados deben registrarse con hasta 20 años de antelación. No solo cargan mucho peso, sino que lo hacen descalzos.

Crucifixión humana en Filipinas.

Hay lugares, como Filipinas, en los que la procesión de Viernes Santo se toma muy en serio, por ejemplo, existen personas que clavan sus manos y pies a una cruz de madera. Asimismo, otros se colocan coronas de espinas o se golpean durante la procesión, Estas dolorosas tradiciones son una forma de agradecer a Dios por favores o buscar un renacer en sus vidas.