Hoy, la Unesco declaró el Reggae como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Después de una reunión que tuvo lugar en Port-Louis, capital de Mauricio, un país soberano ubicado en el suroeste del Océano Índico; el Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco determinó que el aporte de ese estilo musical es merecedor de dicho reconocimiento.

“Su aporte a la reflexión internacional sobre cuestiones como la injusticia, la resistencia, el amor y la condición humana pone de relieve la fuerza intelectual, sociopolítica, espiritual y sensual de este elemento del patrimonio cultural”. Destacó la Unesco.

El comité, después de examinar cerca de 40 solicitudes incitas para la reunión en Mauricio, eligió al Reggae como un ritmo que, si antes servía de expresión para comunidades y grupos marginados, ahora estaba incluido y arraigado a muchos sectores sociales que no distinguen religión, sexo o etnia.

Para Olivia Grange este es un día histórico. La Ministra de Cultura de Jamaica, y quien viajó hasta Mauricio para la ocasión, afirmó que “la importancia de nuestra cultura y nuestra música cuyo tema y mensaje es amor, unión y paz, hoy se abre oficialmente a todo el mundo”.

El Reggae apareció en la historia de la humanidad en el año 1960, y se hizo popular en Estados Unidos y el Reino Unido después de la inmigración de los jamaiquinos a estas tierras por causa de la Segunda Guerra Mundial.

Desde entonces tomó gran importancia entre los géneros musicales y se reconoció en el mundo entero gracias a su más grande expositor: Bob Marley y su grupo The Wailers.

Ahora esta expresión musical se incluye como Patrimonio Cultural gracias a la representación de diversidad que enmarca en su ritmo y letra y conmemora el Reggae como una creación propia de los jamaiquinos que logró permear el mundo convirtiéndolo hoy en ícono mundial.

Escrito por: Manuela Betancur Giraldo