Orgullosa de pertenecer al municipio de las flores y de las bicicletas, ser cejeña es una oportunidad que le ha permitido explorar lugares increíbles, por eso viajar, es su pasatiempo favorito.

Lizeth Mejía Ramírez es una mujer arriesgada, estridente en su personalidad, condiciones que ablandan el terreno para hacer amistades donde quiera que llega.

Es una mujer determinante, de carácter fuerte, temperamento definido y segura de sí, por eso llevar las riendas en su rol de mamá le resulta más gratificante. Antonella, su hija de seis años, es quien comparte con ella la mayor parte de tiempo, se acompañan en sus hobbies: patinar, correr, jugar, leer libros e ir a cine.

Considera estos dos deportes complementarios y los practica porque visiona un futuro con óptimas condiciones de salud, aunque la vanidad también asoma cuando de disciplina y compromiso se trata.

En sus salidas explora la diversidad cultural de otros países, la riqueza gastronómica, artística y natural, por eso viajar se ha convertido es un hecho protagónico de su vida, al cual no piensa renunciar.

Hoy en un nuevo BajoLente, conozcan a esta hermosa cejeña que con su talento y llena de colores, los invita a conocer más de ella poniéndolos sobre ruedas.

 

PATROCINADO POR: