Según estudios recientes, la herramienta que nació principalmente con el objetivo de ayudar a las personas a reducir el consumo del tabaco, se ha convertido en un peligro para la salud.

La revista JAMA Internal Medicine publicó un estudio afirmando que esta herramienta posee un potencial cancerígeno, un ingrediente con sabor a menta, un compuesto químico llamado pulegona. Este componente ya había sido prohibido como aditivo alimentario en el 2018 por la Administración de alimentos y medicamentos de Estados Unidos (FDA).

“La pulegona es un carcinógeno que causa cáncer hepático, metaplasia pulmonar y otros neoplasmas en los roedores que reciben administración oral”, indica el artículo de JAMA.

Otra de las preocupaciones y la causa de la prohibición de esta herramienta en varios países, es la alta concentración de tóxicos y compuestos cancerígenos que contienen los cigarrillos electrónicos: carbonilos, compuestos orgánicos volátiles, nitrosaminas y metales pesados; además de incluir más cromo, plomo y níquel que los cigarrillos comunes.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) ha informado que también se descubrió una misteriosa enfermedad que está afectando a la mayoría de los consumidores.

“Sospechamos que el culpable sería el aceite de la vitamina E, presente en los líquidos de cannabis que se calientan y que generalmente se venden de forma ilegal en estos cigarrillos electrónicos. Esta sustancia normalmente se utiliza como cápsula o crema para la piel en cosmética y en suplementos nutricional y al hervirse puede provocar heridas internas”, señala el CDC.

Indican que los síntomas más comunes relacionados con esta extraña afección son: Tos, fatiga, diarrea, neumonía lipídica, problemas para respirar y causa lesiones similares al enfisema: uno de las padecimientos que causa la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

La FDA y el CDC, recomiendan abstenerse de cualquier tipo de vaporizador, hasta que se sepa con exactitud las verdaderas causas del daño pulmonar.

 

 

Vía: www.kienyke.com