¡Lo has intentado todo!, has conseguido dulces dejar los dulces, has dejado de comer pan, ya ni te acuerdas de cuándo fue la última vez que probaste un plato de pasta y, aun así, ¿no has bajado ni un gramo? ¿estás a dieta y no consigues adelgazar? La conclusión es clara: algo estás haciendo mal, pero no sabes qué.

Adriana Oroz, dietista-nutricionista, explica que «Es algo que pasa con mucha frecuencia. La gente se pone a dieta sin el asesoramiento de un experto y suele cometer muchos errores que le llevan a la frustración y a tirar la toalla. Hacer dieta no es pasar hambre, ni comer solo lechuga y pollo a la plancha», señala también que comer de manera saludable es una cosa, pero comer saludable para bajar de peso requiere de un plan personalizado.

Son distintos los factores que influyen en el éxito o fracaso a la hora de perder peso, sobre todo si no somos realistas y queremos bajar kilos a toda velocidad. Se ha demostrado que las dietas milagro no solo no funcionan a mediano y largo plazo, sino que pueden poner en riesgo tu salud.

Conoce cuáles son esos cinco errores que probablemente estás cometiendo a la hora de incluir hábitos saludables en tu dieta y que puedes hacer para remediarlos

  • Olvídate de las dietas y aprende a comer de manera balanceada.

Según los expertos, lo importante es cambiar los hábitos y mantenerlos en el tiempo. Esa constancia es lo que ayudará a que el peso en grasa, se pierda y se mantenga, que viene a ser el principal objetivo.

  • No reduzcas demasiado la ingesta calórica.

Sí cenas únicamente verduras o un bol de frutas con yogur se convierte en un error, no es saludable mantener este tipo de dieta y mucho menos mantenerlo durante el tiempo, por esto el fracaso está prácticamente asegurado. Si realizamos una ingesta demasiado baja, nuestro metabolismo entra en ‘modo ahorro’ y gasta menos calorías.

  • No elimines los hidratos de carbono. 

Lo más común es que cuando queremos perder peso quitamos de nuestra alimentación el pan, el arroz, la pasta, la papa y las legumbres en nuestras comidas principales; Esto nos lleva a tener hambre entre horas, se dispara la ansiedad, aumenta la apetencia por los dulces y se acaba picando alimentos no muy saludables, como galletas o chocolates. En nuestra alimentación es necesario incluir alimentos ricos en hidratos de carbono (cereales integrales, legumbres, tubérculos, frutas, verduras y hortalizas) ya que nos brindan energía de una manera más constante durante el día y que además, nos aporte más nutrientes (vitaminas, minerales, fibra…).

  • No abuses de batidos y zumos detox.

Consumir frutas en zumo es otro de los errores más comunes. En un zumo consumimos tres naranjas enteras sin uno de sus componentes más importantes, su fibra, por lo que nos saciará menos y la cantidad de azúcar simple será excesiva. Lo ideal es incluir una ración de verduras en cada comida principal y como mínimo dos o tres piezas de fruta al día. Da igual el tipo de fruta y en momento del día se consuma, lo importante es que se consuma y se disfrute de ella.

  • El ejercicio solo no basta.

Si piensas que al hacer ejercicio puedes comer cualquier cosa porque lo «quemas», aunque te exijas muchísimo en el gimnasio o haciendo running, solo con el ejercicio no conseguirás bajar de peso. si, el ejercicio ayuda a que la bajada de peso sea más constante y minimiza la pérdida de masa muscular, pero si lo haces para compensar calorías ‘malas’, no funcionará

Además, pueden existir otros factores que posiblemente estén boicoteando tu dieta. No son errores, sino más bien circunstancias personales, como el mal descanso, el estrés o las alteraciones metabólicas sin diagnosticar. En esos casos hay que acudir a un profesional adecuado que te ayude.

 

 

Vía: www.msn.com