Como bien sabemos para ser creativo hay que mantener activo al niño que llevamos dentro. Así expresa el fotógrafo mexicano Félix Hernández un adulto que nunca dejó de jugar. Sus increíbles fotografías incluyen cantidades de juguetes pequeños.

Félix expresó que sus fotos retratan lo que existe en él, debido a que crea mágicas escenas con ayuda de productos comunes, como harina para imitar la nieve o humo de cigarrillo para añadir atmósfera. Además utiliza un objetivo macro y una técnica llamada “apilamiento de enfoque”, en la que se puede combinar múltiples fotos para crear un enfoque más amplio.

“crear es un gran placer, casi como una droga potente, te haces adicto enseguida”.
Asimismo expresó Félix “Cuando era niño solía pasar horas solo en mi habitación jugando con mis juguetes. Ahora que he crecido me doy cuenta que no he dejado de jugar, la única diferencia es que ahora tengo una cámara entre mis manos”

 

 

 

 

 

 


Según expresó Félix Hernández. Me encanta la manipulación y el arte digital, pero lo que es entretenido es hacer lo que más puedas en la cámara. Para las escenas donde hay nieve uso harina de trigo, para las escenas en desierto usó harina de maíz; para la atmósfera, agregó humo; para la lluvia echó agua con spray; para gotas, jarabe de maíz. Además usó photoshop para agregar efectos que son difíciles o imposibles de hacer en cámara, como por ejemplo: agregar sensación de movimiento, escalas de colores.

Al final, las fotografías de pequeña escala es solo una mezcla de juegos y fotografía técnica. La parte más difícil está en nuestras mentes, en cómo mantenerse como un niño, ingenuo y soñador.