2018 se ha convertido en el año que será recordado por muchos como el momento histórico en el que dos importantes clubes argentinos se encontraron en la cancha para demostrar quién de los dos es el mejor y merecedor del premio que lo convertirá en próximo campeón de la copa libertadores.

Hoy en BajoLente hacemos un recuento de la historia de Boca Juniors y sus inicios, un equipo de glorias, triunfos y derrotas que hoy es conocido mundialmente como un finalista de la Copa Libertadores esperándose enfrentar con River Plate y buscando sumar un título más a su recorrido que para ellos es de grandeza.

El banco de Plaza Solís

Se cuenta que en este banco de la Plaza Solís del barrio de la Boca se fundó Boca Juniors en 1905. Un grupo de chicos del barrio comenzaron a hablar de la creación de un club que compitiera con River Plate. Por aquel entonces todo lo inglés estaba de moda y pusieron al equipo el ‘apellido’ de Juniors por su significado de ‘jóvenes’ en el lenguaje británico. Aquí comenzó todo, una historia centenaria.

Brandsen y del Crucero

El nombre no puede ser más significativo. El primer gran estadio de Boca Juniors llevaba un nombre sueco y es que los colores de Boca Juniors se deben a que, estando en el puerto, a un par de fundadores de Boca les gustó un barco sueco con la distinguida bandera azul con un cruz amarilla. Desde ese momento Boca Juniors adoptó esos colores y brindó el nombre de su primera gran cancha a los accidentales diseñadores de sus colores.

Primer Boca-River en la era profesional

La primera vez que se enfrentaron los dos colosos del fútbol argentino en la era profesional fue en 1931. El partido terminó suspendido tras la expulsión de tres jugadores de River y la negativa de abandonar el campo de estos. El partido se le dio por ganado a Boca en los despachos. Boca y River comenzaban a cimentar una necesidad-enemistad histórica.

La Bombonera en construcción

Es el emblema de Boca, por lo que se distingue a este equipo. Es imposible imaginarse a Boca en un envoltorio mejor que la Bombonera. Es un papel de regalo único, indescriptible. Cuentan que esta cancha late y no sin razón. En la imagen vemos el esqueleto de uno de los campos más importantes del planeta fútbol. Este curioso estampado es del final de la década de los treinta. En 1940 se inauguraría el campo.

El bicampeonato de la Libertadores

Boca Juniors reinó dos veces seguidas en América. Los títulos en 1977 y 1978 le hicieron dominador del fútbol del continente en esos años. La victoria ante Cruzeiro de forma agónica y la continuación al año siguiente ante Deportivo Calí fueron las primeras Libertadores de Boca. Llegarían otras cuatro más ya en el siglo XXI.

Boca, campeón del Mundo

Alberto José Armando, mítico presidente de Boca Juniors, atendió a la prensa después de que el equipo del barrio de la Boca ganase por primera vez la Intercontinental en 1977. La victoria ante el Borussia Mönchengladbach (jugaba en lugar del Liverpool) le dio este galardón que podía ser equivalente al título de campeón del Mundo. Boca Juniors volvería a ganar el título en el 2000 y 2003. La Bombonera se llama oficialmente Alberto J. Armando en honor al presidente xeneize.

Maradona

Al más grande para muchos, se le distingue por unos colores en Argentina, los de Boca Juniors. El Pelusa vistió la camiseta xeneize en dos periodos. Su estancia en la Bombonera no fue muy prolongada en ninguna de las dos etapas, pero el amor mutuo entre hinchada y leyenda provocan que se les relacione casi instintivamente. Diego de niño era hincha de Independiente, pero toda su familia era de Boca y quería jugar allí para agradarles. Boca y Maradona, una relación irrompible.

La 12

El poder que tienen las barras en Argentina no tiene parangón con ningún otro país del mundo. Las barras son dueñas del fútbol y La 12 de Boca es una de las más destacadas y numerosas. Los ultras xeneizes comenzaron su actividad en 1973. Unos ultras pasionales que viven y mueren (literalmente) por su equipo.

Palermo, máximo anotador

Una institución tan grande como Boca Juniors, tiene como máximo anotador de su historia a Martin Palermo. Un futbolista que ha anotado con Boca 236 goles. Un jugador de leyenda que lo ha ganado todo con Boca. A su lado, otro mito de la Bombonera, Juan Román Riquelme.

La pasión de la Bombonera

“La Bombonera no tiembla, late”. Es uno de los grande dichos sobre la cancha del barrio de la Boca. La afición es el mayor activo de este equipo y por eso tiene que estar entre lo más destacado de la historia xeneize. El fútbol es de ellos, de los que alientan cada domingo y los de Boca alientan mucho y bien. La Bombonera es sinónimo de fútbol.

Cortesía: Kaiser Magazine