La historia de Laura Gómez Quintero en el patinaje inició a los tres años en las calles de El Carmen de Viboral, cuando emprendió un camino en el que soñaba llegar a la cúspide en este deporte. Gracias a su talento, disciplina y constancia, obtuvo un cupo para integrar la Selección Colombia de Patinaje, catalogada como potencia en la modalidad carreras.

Luego de varios triunfos en competencias nacionales, el club Paen de Envigado se interesó en la carmelitana, quien con el paso del tiempo se convertiría en referente del patinaje antioqueño. Gómez participó en los mundiales de Argentina 2014, China 2015 y Naijing 2016, donde hizo parte del combinado nacional que se coronó campeón por equipos en 15 ediciones. Sin embargo, una difícil situación haría que Laura fijara sus metas en el patinaje sobre hielo. “En junio del 2017 quedé por fuera de la Selección Colombia de ruedas, fue un momento bastante duro, lloré mucho, pero hice el duelo y me di cuenta que era la hora de irme al hielo, hablé con el presidente de la federación y él me brindó todo el apoyo”, manifestó la deportista.

Tras superar ese suceso, a la vida de la carmelitana llegaron cosas muy positivas: comenzó a practicar la disciplina en Estados Unidos, bajo las órdenes del técnico coreano Ryan Shimabukuro y en diciembre compitió en una copa mundial, donde logró la marca para asistir a los Juegos Olímpicos de Invierno en PyeongChang (Corea del Sur). “La verdad mi objetivo no era clasificar a Olímpicos, siempre he tratado de ser muy sensata con mis metas y sabía que no era muy probable que se diera por el poco tiempo que había entre julio y febrero, pero bueno, las cosas a veces salen mejor de lo que se planean”, puntualizó en ese entonces la patinadora.

Hoy, un año después, Laura Gómez nuevamente escribe su nombre en la historia del deporte colombiano al coronarse campeona de la Copa Nacional de Patinaje Sobre Hielo que se disputó en el óvalo Pettit National Ice Center de Milwaukee, Estados Unidos. Una proeza que surgió de una valiente decisión y de arriesgarse a emprender nuevos rumbos, pasando de las ruedas al hielo.

 

Por: Juan Pablo Tabares – Director Mística Deportiva

 

Conoce más sobre esta historia en nuestra edición impresa.

 

Mira también:

El museo de la Semana Santa