Más de cinco décadas después de su muerte, Marilyn Monroe sigue siendo uno de los símbolos sexuales más adorados de Hollywood. Su sensual legado a menudo se remonta a la imagen de 1954 de ella posando sobre una rejilla del metro de la ciudad de Nueva York en el personaje de la filmación de “The Seven Year Itch”. El marido de Monroe, Joe DiMaggio, presuntamente presenció el espectáculo y enfureció de celos. Se divorciaron semanas después.