Construida entre los años 1163 y 1345, la icónica catedral francesa forma parte del patrimonio de la humanidad. Albergaba, hasta hoy, un millar de historias y secretos, pero un voraz incendio del cuál aún no se conoce la causa, generó daños irreparables y puso en riesgo diferentes obras y reliquias que habían sido resguardadas durante mucho tiempo en el emblemático templo de estilo gótico.

Conoce algunos detalles de estos tesoros.

Santo Tomás de Aquino, de Antoine Nicolas.

La pintura data del año 1648. y se le  atribuye al pintor Antoine Nicolas. No se sabe para quién fue realizada esta imagen. Pertenecía a la comunidad de los dominicos de Saint-Maur-des-Faussés, que se estableció en Langres en 1621. Llegó al convento de la Anunciación del Faubourg Saint-Honoré alrededor de 1950 y finalmente fue donada a la Catedral de Notre Dame en 1974, con motivo del séptimo centenario de la muerte de Santo Tomás.

 

Los 28 reyes antes de Cristo.

Ubicadas a veinte metros del suelo, se encuentran 28 figuras que representan las 28 generaciones de los reyes de Judea que precedieron a Cristo. Cada estatua tiene más de tres metros de altura. Fueron restauradas por Jean-Baptiste Lassus Viollet-le-Duc en 1844 cuando, casi cincuenta años atrás, las estatuas fueron decapitadas en 1793 durante la Revolución Francesa.

Les Grand Mays.

Las grandes pinturas acompañadas por poemas en honor a la Virgen que se veían dentro de la Catedral, son parte de una serie de 66 cuadros.

El órgano, de Aristide Cavaillé-Coll.

Construido por un prestigioso fabricante de instrumentos en el siglo XIX. La pieza es una obra de arte en sí misma, que combina un delicado diseño con una sofisticada sonoridad.

Piedad, de Nicolas Coustou.

Una pieza esculpida en el siglo XVIII se encontraba en la cabecera de la catedral, su nombre: Piedad o El Descendimiento de la cruz.

El Bellos Dios, de Adolphe-Victor Geoffroy-Dechaume.

El Bello Dios de Notre Dame realizado en el siglo XIX por Adolphe-Victor Geoffroy-Dechaume se encuentra de pie en el muelle del portal del Juicio Final.

 

La Virgen de París.

 

La enorme escultura de la Virgen María y el Niño Jesús mide aproximadamente dos metros y se le conoce como Virgen de París. Es la más conocida de las treinta y siete representaciones de la Virgen que alberga la catedral.

 

Por otra parte. el presidente Emmanuel Macron, de manera esperanzadora ha prometido que la catedral será «reconstruida entre todos» y ha destacado que «lo peor ya ha pasado». El Gobierno cree que la estructura se ha salvado.

 

Vía: Infobae.