Permitirnos explorar las dimensiones del cuerpo a través del arte, en este caso, del maquillaje, nos hace entender que somos infinitos y que nuestras capacidades humanas pueden llegar a ser tan permisivas como nosotros mismos lo imaginemos. Pensarnos como un ser fuera del planeta es expandir nuestra mente y abrirla a la posibilidad de la existencia de estos mismos dentro de nuestro propio contexto. Tal vez es simple fantasía, tal vez es un disfrute creativo, pero el imaginario colectivo de los seres no terrestres nos deja un sabor de asombro y de intriga que logro con la ejecución de este maquillaje, aprovechando una bienvenida apresurada a la época de Halloween que está cada vez más cerca… esa época que nos permite ser, lo que queramos ser.