La pesca es una actividad apasionante que, cada día, evoluciona notablemente tanto en técnicas, como en modalidades para practicarla. Miles de personas al rededor del mundo disfrutan de este universo al que, según expertos, se entra practicando de manera esporádica, se continúa por curiosidad o “hobby”, y poco a poco se convierte en parte fundamental de tu vida. Unos la llaman terapia, y otros, como el pescador profesional Juan Ramón Montoya, opinan que es “una enfermedad incurable”.

Juan Ramón es un amante de la naturaleza; desde que tiene uso de razón sabe pescar, su padre lo llevaba a viajes de pesca desde que estaba en pañales y hace aproximadamente cinco años, practica Pesca de captura y liberación, más conocida como Pesca y libere o Catch and release. Esta es la más importante que se practica en la pesca deportiva-recreativa, ya que busca conservar los recursos pesqueros y ayuda a mantener una baja tasa de mortalidad en las poblaciones de las especies, pues este método permite a los peces volver a sus hábitats, dando como resultado el aumento en las poblaciones y ejemplares de mayor tamaño.

 

Pez Vela @Juanramontoya

Cuando de compartir su pasión se trata, la comunidad pesquera es muy solidaria y unida, “un pescador se reconoce donde sea” comenta Juan, y cuenta que frecuentemente organizan viajes a distintos lugares para disfrutar de todo lo que ofrece la madre tierra. Los destinos se escogen de acuerdo a la temporada, el clima y el tipo de pez por el que deseen emprender búsqueda: de agua dulce, de agua salada, en playas, lagunas, embalses o ríos… Las posibilidades, son infinitas para los pescadores que buscan relajarse, conectarse con la naturaleza y despejar su mente; todo esto, mientras pasan por sus manos diversos ejemplares con tamaños y colores impresionantes.

Pavon o Tucunare @Pesca_Tips_Fishing_Trips

 

Tucunare @Juanramontoya

Una vez están en plena pesca compiten entre sí: quien saque el ejemplar de mayor tamaño, o si es de alguna especie en específico, ¡mayor es el reto! 

Pargo Cubera @Juanramontoya

Este inmenso ejemplar, es el más grande que el experto ha capturado, un Pargo Cubera que pesó apróximadamente 75 libras.

«Cuando llegas a casa de una pesca, ya quieres ir a una nueva, conocer nuevos lugares y superar tus propios récords»  – Juan Ramón Montoya.

Pez Tucunare @Juanramontoya

Los destinos más cercanos y comunes para ir de pesca en el Oriente Antioqueño son Guatapé, la represa de La Fe y San francisco, específicamente en las represas de Playas, Jaguas y Cunchiná; en las tres últimas existe una especie que sólo se encuentra ahí y en El Chocó, se trata del morrudo, el macho de la mojarra, un pez de belleza y colores únicos.

Pez Morrudo @Juanramontoya

En el mundo pesquero se desarrolla un microuniverso de detalles: son diversas las especies, los tipos de ecosistemas y, por lo tanto, los tipos de pesca, equipos, cedazos y anzuelos que son necesarios para practicar profesionalmente esta actividad.

 

Carretes de Spinning

Algunos señuelos

 

La pesca, no es cuestión de paciencia como muchos imaginarían. Según Juan Ramón, si bien la suerte influye, esta actividad se ha tecnificado a tal punto que se usan estrategias y equipos especialmente diseñados para garantizar una gran pesca en cada salida. “Cada día tecnificamos e innovamos para intentar lastimar y traumatizar lo menos posible a los peces que capturamos.” 

Carretes fly

Carretes de casting

Los pescadores que practican la Pesca libre lo hacen por pasión, les gusta ver los amaneceres reflejados en las aguas, y disfrutar de las bondades de la naturaleza. Lo mismo sucede cuando cae la tarde, conectan con los animales, con el ambiente y eso lo hace aún más cautivante. Pero hay un detalle que preocupa mucho a esta comunidad: a pesar de que cada día son más los que se unen a esta pasión, la práctica de pesca indiscriminada afecta enormemente a los ecosistemas. Por ejemplo, el bagre rayado del río Magdalena se encuentra en peligro de extinción y las personas los cazan sin control, incluso en temporada de veda, haciendo caso omiso a las advertencias y perjudicando la población de peces; este tipo de situaciones ocurren en todas partes del país, y según Juan, no se toman suficientes medidas para evitarlas, repoblar los ecosistemas y proteger los recursos naturales.

Cada cierto tiempo su pequeño hijo de apenas dos años y medio, lo acompaña a sus paseos de pesca, justo como lo hacía él con su padre. 

Juan asegura que el Oriente es afortunado por su riqueza en ríos, lagos, represas y lagunas. Por eso, su llamado es a pensar en esas futuras generaciones, a cuidar y proteger nuestros ecosistemas y recursos naturales.

View this post on Instagram

#pesqueylibere #catchandrelease

A post shared by Juan ramon (@juanramontoya) on

 

Por: Patricia Espinoza.