Ningún hombre nace aprendido para ejercer el rol de padre, algunos hasta se asustan o entran en pánico con solo ver el examen de laboratorio con la frase “POSITIVO”, tampoco existe un manual de instrucciones que asegure la graduación de un “padre exitoso o ejemplar”,  pero lo que si es cierto, es que la experiencia la adquieren en el camino con aciertos y desaciertos, a veces caen en extremos y estereotipos, pero no lo hacen queriendo. La fundación psicoanalítica APTA en México, avala la teoría de que existen 4 perfiles de padres, cuyas características permiten identificar, potenciar o modificar los patrones de crianza que posiblemente no estén dando el mejor resultado

Padre autoritario: Exigente, controlador, perfeccionista. La disciplina es rígida, no toma en cuenta los sentimientos de sus hijos. Están más pendiente de la imagen o del  “qué dirán”. No son malas personas, solo repiten un patrón que les permite tener el control.

Sus hijos: Poseen tendencia a tener problemas de autoestima, ya que no se sienten valorados desde niños, pueden tornarse agresivos ya que es su manera de sacar su frustración y tienden a actos delictivos.

Padre democrático: Es el padre ideal, explica las razones del por qué hace las cosas y en un idioma que entienden sus hijos. Marca límites y consecuencias, no castiga físicamente porque usa estrategias disciplinarias de motivación o beneficios, escucha y valida a sus hijos se relaciona afectivamente con ellos y su crianza está basada en respeto no en miedo. Se involucra con sus hijos, es congruente en cómo vive y actúa.

Sus hijos: Son seguros de sí mismos, tienden a ser adultos exitosos y  responsables, con la confianza de expresar sus opiniones.

Padre permisivo: Este tipo de padre es el polo opuesto del autoritario, no ejercen control sobre los hijos, no cumple con las reglas y límites que establece, no hay consecuencias y los hijos por lo general se salen con la suya. Posee la creencia que los hijos aprenden sin que él se involucre y se hacen a un lado. Es el tipo de padre que erróneamente trata a sus hijos como amigos, permitiéndole  todo, los trata como iguales. Generalmente no son afectuosos. No les da responsabilidades a sus hijos y los pone en segundo lugar.

Sus hijos: Crecen con la idea que están por arriba de la ley y que sus padres le resolverán todo. Poseen dificultades para tomar responsabilidades. Crecen sin dejar de ser niños inmaduros, pero la vida les irá enseñando que existen límites. Son niños reprimidos y con problemas

Padre negligente: Es un padre que no se involucra en la crianza de sus hijos, no los conoce, pasa poco tiempo con ellos, es un padre que no pone límites. Sus hijos crecen solos y la vida sola les irá enseñando las lecciones.

Sus hijos: Tendrán problemas por todos lados para llamar la atención del papá. Entre menos les hagan caso, la conducta se vuelve más riesgosa.

La forma como un padre cría a sus hijos, está relacionada con el modo en que él fue tratado de niño. Sin embargo, no es bueno irse a los extremos, hay que encontrar un punto medio en la crianza  donde exista:

  • Un componente afectivo, pero también correctivo, disciplinario y sin amenazas.
  • Permiso para experimentar aunque se equivoquen.
  • Nada de comparaciones o descalificaciones que puedan generar sentimientos de inferioridad.
  • Reforzamiento y reconocimiento de las cosas buenas.
  • Paciencia y constancia.
  • Fomento de la creatividad
  • Confianza, apoyo y cariño para que los hijos logren resolver algún problema o tomar una decisión difícil.

Importancia de la figura paterna, en la crianza de los hijos:

  • La ausencia de amor paterno tiene consecuencias muy negativas para las hijas y además de ser una profunda influencia social, cultural, práctica y espiritual, asimismo estas consecuencias se muestran con especial claridad, en la relación con otros miembros del género masculino.
  • El padre es un referente de masculinidad hacia los hijos varones, de firmeza y de fuerza pero también, de comprensión y cariño.
  • El padre debe desatar los lazos que puedan «estrangular» la relación madre e hijo, convirtiéndola en más independiente, ya que de lo contrario, los hijos corren el riesgo de no alcanzar la autonomía que le corresponde.

FELIZ DIA DEL PADRE