Las mascotas tienen un papel cada vez más importante en nuestras vidas, ya sea por que compartimos muchos momentos con ellos, por el cariño que les tenemos o su ternura y peculiaridades, se ha vuelto común contar con su compañía incluso en nuestros viajes a playas, a bares y restaurantes y de hecho ¡Hasta existen pastelerías especiales para ellos! Sin embargo, es necesario que tomemos en cuenta que por más que intentemos tratarlos como si fueran uno más de nosotros debemos estar conscientes que su alimentación no puede ser similar a la nuestra. 

Es importante que sepamos que nuestro mejor amigo necesita ante todo una dieta en la que predominen las proteínas y los carbohidratos, la cantidad de estos elementos en su alimentación variará dependiendo de sus características: Edad, tamaño, raza (o cruce de razas), ritmo de vida, entre otros. El veterinario será quien nos oriente y proporcione las claves para encontrar la dieta que mejor se adecúe a nuestra mascota.

Proporcionar una alimentación inadecuada a nuestro perro puede tener consecuencias muy perjudiciales e incluso letales para él, por eso es necesario conocer qué alimentos le hacen bien y cuáles no son recomendables porque, de lo contrario, su salud se podrá ver afectada.

Presta atención porque hoy en BajoLente te contamos cuales son algunos de esos alimentos de los que debes mantener alejado a tu perro.

1. Café.

Se conoce que la cafeína puede matar al animal debido a que contiene un estimulante llamado xantina metilada. Dicha sustancia ataca el sistema nervioso, puede causar vómitos, agitación, les acelera el corazón y puede llegar a causarles la muerte.

2. Cebolla.

Este bulbo contiene tiosulfato, una sustancia que puede causar que los perros desarrollen anemia. En grandes cantidades, la cebolla puede deteriorar los glóbulos de la sangre de los perros, y los deja muy débiles. 

3. Azúcar.

Los dulces y el azúcar, pueden llegar a ser perjudiciales para nuestra salud y la de nuestra nuestros perros. Los posibles riesgos se relacionan con la aparición de caries, diabetes y aumento de peso, por eso siempre es mejor elegir alternativas libres de azúcar. Sin embargo, debemos tener en cuenta que el caramelo que se vende sin azúcar, contiene xilitol, que puede causar daño en el hígado de los perros, con graves consecuencias.

4. Chocolate.

Alergia, arritmias, convulsiones y aumento de la presión arterial, todo esto puede ser causado por un alimento tan común y delicioso como el chocolate, incluso llega a producir la muerte de nuestros amigos caninos, ya que, algunas de las sustancias presentes en el cacao pueden causar el envenenamiento. El chocolate contiene cafeína y teobromina, una sustancia que puede causar grandes daños en el sistema nervioso de los perros.

5. Comida con altas cantidades de sal.

En especial comidas cómo las crispetas, las papas fritas o encurtidos, su delicado organismo no procesa la sal en esas cantidades y llegan a ser muy perjudiciales para ellos: Desde causarles mucha sed y orina excesiva a diarreas, vómitos e intoxicaciones.

6. Uvas.

Las uvas pueden ser muy tóxicas para los perros. Existen algunos casos en los que el consumo de sólo 6 uvas habría causado una insuficiencia renal aguda en los perros.

7. Huesos Astillados.

Lo que más les gusta a los perros es roer huesos, de hecho son usados para reducir su ansiedad y en algunos casos limpiar sus dentaduras, pero presta especial atención a los huesos pequeños ya que pueden causar problemas respiratorios y digestivos. Si son huesos de poco tamaño o astillados nuestros perros corren el riesgo de asfixia y heridas o su sistema digestivo. 

8. Lácteos.

Los perros, al igual que los humanos, pueden sufrir de intolerancia a la lactosa. Además de esto, la grasa de la leche de vaca puede causar diarrea en los animales. Cuando son adultos, ellos no necesitan la leche en su dieta, ya que su organismo no tiene la enzima encargada de digerir la lactosa.

Consumir leche o quesos puede causarles diarrea, vómitos y otros problemas gastrointestinales.