La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, y por esto, el órgano más visto. Es importante cuidarla por cuestiones de belleza y salud. Para no gastar de más, conoce las hierbas naturales que podrían ayudarte a embellecerla y mantenerla saludable.

El acné (granitos)

Problema asociado con las hormonas que se agrava durante la pubertad cuando el cuerpo produce más grasa. Un poro se tapa y la grasa se acumula por debajo de la piel. Remedios naturales: el berro, la frambuesa, hierba de trigo, tomillo, selenio, manzanilla.

Los moretones

Después de algún golpe fuerte, se rompen los vasos sanguíneos en la superficie de la piel. El cuerpo absorbe la sangre y el moretón desaparece, pero te queda la marca morada por varios días. Remedios: Agave, hiedra terrestre, semilla de uva.

La celulitis

Es la acumulación de tejido adiposo en ciertas partes del cuerpo que forma pequeños “nódulos” conformados por grasa, agua y toxinas. Afecta principalmente a las mujeres y se presenta en distintos grados. La celulitis esclerótica o piel de naranja es la más común. Suplementos naturales: tomillo, gotu Kola y semilla de uva.

Prevención de arrugas

Las arrugas son la consecuencia natural del envejecimiento de la piel, aunque hay ciertos factores como el tabaco y la exposición al sol que producen arrugas en forma prematura. Para minimizar el desarrollo de arrugas, hay que evitar los rayos solares y usar protector solar. Suplementos naturales: peonía, romero y cartílago de tiburón.

Las varices

Venas dilatadas que se inflaman y sobresalen de la superficie de la piel. Pueden ser azuladas o moradas. Generalmente, aparecen detrás de la pantorrilla o en la parte interior de las piernas. Afectan al 50% de los adultos mayores de 50 años, y son más comunes en mujeres. Remedios naturales: Frambuesa, roble blanco y gotu kola.

Las verrugas

Crecimientos inofensivos provocados por una de las 100 variedades del virus del papiloma humano (VPH). El VPH infecta la capa superior de la piel y hace que crezca rápidamente, formando una verruga. Son más comunes en niños y jóvenes, y la mayoría desaparecen por sí solas después de meses o años. Remedios naturales: tomillo y ajo.

Protección contra el sol

Además de ocasionar irritación y ardor, las quemaduras solares por los rayos ultrvioleta (UV), causan daño irreversible a la piel. Una de las consecuencias más graves del daño solar es el cáncer de la piel, el tipo más común en los Estados Unidos de acuerdo con el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).Remedios naturales: boldo, té verde, vitamina D.

Las cicatrices

La cicatriz es un parche de piel permanente que crece sobre una herida producida por una cortadura, raspón o como consecuencia de una cirugía, varicela, acné u otras afecciones. Si bien suelen desvanecerse con el tiempo, nunca desaparecen por completo. Suplementos naturales: calostro Bovino, espirulina, roble blanco, cartílago de tiburón y aguacate.

El vitiligo

Condición de descolorimiento en la piel cuando las células no logran producir melanina (propiedad celular que determina el color de tus ojos, pelo y piel). Se manifiesta como parches blancos en la piel y es más evidente en personas de piel oscura por el contraste que produce. Remedios naturales: vitamina D, cobre, katuka, pimienta negra.

Alergia de la piel

La alergia es una reacción del sistema inmunológico hacia algo que no molesta a la mayoría de las personas como: polen, ácaros del polvo, esporas de moho, pelo de animales, alimentos, picaduras de insectos y medicinas. En la piel, la reacción puede provocar urticaria o erupción. Suplementos naturales: cartílago de tiburón.

Quemaduras de la piel

Causadas por diferentes factores, como el calor, la radiación, los objetos calientes, el sol, la electricidad o las sustancias químicas, existen tres niveles de quemaduras: de primer, segundo y tercer grado, según si afectan la capa exterior, la subyacente o los tejidos más profundos. Suplementos naturales: extracto de granadas, hierba de trigo y tomillo.
Cada uno de estos suplementos naturales pueden ayudar a la pronta recuperación de dichas complicaciones, sin embargo, su efectividad depende del uso continuo de los productos y la reacción que el cuerpo de cada persona pueda tener.