Limitar un encuentro sexual a la penetración es llegar al punto final sin disfrutar del proceso. Dentro de los estímulos externos, está la verdadera magia de la sexualidad. El momento previo, como lo llaman, es quizás la situación más importante antes de llegar a esa última fase que, aunque es importante, no tiene la mayor relevancia dentro del proceso sexual.

Como lo afirma la experta en sexología, Luz María Carvajal, “la costumbre demasiado extendida de limitar la vida sexual al coito vaginal, precedido de unas breves estimulaciones destinadas generalmente a preparar a la pareja, hace que el sexo se convierta a menudo en algo monótono y aburrido, cuando no decepcionante”.

Abordado desde la premisa de “El placer de dar placer”, el sexo oral juega un papel importante dentro de la gama de actividades que se pueden integrar a la relación sexual. Para tener el poder de entregar a nuestra pareja un buen encuentro sexual, es importante disfrutar de lo que haremos con ella.

Es por lo anterior que la sexóloga recomienda que cuando esta técnica se efectúe en la mujer previo a recibir el sexo oral, es importante que “esté preparada y excitada mental y físicamente, con la vagina lubricada, lo cual se puede obtener con besos y caricias por todo el cuerpo”.

En la variedad está el placer, y por esta razón, Luz María considera la práctica del sexo oral como cualquier otro juego erótico que no debe ser monótono. Una buena técnica es dibujar con la lengua sobre la vulva de la mujer de forma imaginaria cada una de las letras del abecedario y ella elegirá con cuál se siente más excitada.

Dentro de esta misma técnica aplicada al hombre, es importante que la mujer realmente disfrute hacerlo, pues, aunque para el hombre la sensación es placentera, ver que su pareja lo está disfrutando es llegar a la cúspide de la satisfacción.

En este caso, Carvajal recomienda en cuanto a la técnica, practicar la más popular: la succión. Se realiza cubriendo los dientes con los labios de quien lo va a realizar y se intenta succionar haciendo fuerza con la mandíbula para estimular desde la base hasta el glande o punta del pene. Otra técnica puede ser recorrer con la punta de la lengua suavemente el glande, la corona o el borde y el frenillo.

Tips para un buen sexo oral

Entre algunas de las prácticas que complementan esta técnica, Luz María Carvajal nos cuenta qué podemos implementar a la hora de tener sexo con nuestra pareja:

  • Vendar los ojos de la pareja para crear una mayor expectativa y volver la práctica más divertida y excitante suprimiendo el sentido de la vista.
  • Utiliza también la temperatura, con un trocito de hielo en la boca mientras lo practicas o ingiriendo una bebida algo caliente.
  • Usar geles que son vendidos en las tiendas eróticas, que por lo general son de sabores agradables y olores que mitigan el olor de los genitales o su sabor para quienes se sienten incómodos con el tema.

El sexo oral termina siendo una práctica digna de quien verdaderamente la disfrute, si no es tu caso, no hay por qué sentirse mal, tu pareja entenderá tus preferencias y las respetará desde que, para ambos, no genere una afectación en el encuentro sexual y su relación amorosa.

Escrito por: Manuela Betancur Giraldo