Crear un buen disfraz es cuestión de que dejes volar tu imaginación. Con cosas que tenemos en casa podemos crear vestuarios increíbles para la noche de Halloween. Utiliza los recursos que tienes en casa: pañuelos, retazos de tela, bufandas, o cualquier tipo de textil que encuentres a la mano, pues serán los mejores aliados para estas fechas.
Mariana Correa, una artista visual y diseñadora de vestuario más conocida como Mar en Rojo, nos regala estas ideas fáciles de lograr para estar perfectos en la noche de brujas:

1. Puedes lucir como un adivino/a amarrando una pañoleta en tu cabeza en forma de turbante, un vestido largo, preferiblemente de color oscuro, y un chal para cubrir tus hombros, ¡y listo! Con pocos elementos ya tienes tu disfraz. Puedes complementarlo con un maquillaje recargado y con un el uso de joyas y accesorios dorados que encuentres por ahí.

2. Siempre puedes hacer uso de los personajes clásicos: la muerte, la calavera, la muñeca, el rockero, entre otros… si te fijas en sus vestuarios, vas a ver que son muy fáciles de hacer. Por ejemplo, para el personaje de la muerte o calavera, puedes ponerte un traje de pantalón y chaqueta, una corbata o corbatín negro, un buen maquillaje, guantes blancos y ya está.

3. Para la muñeca no debes hacerte más que dos coletas en el cabello, usar un vestido corto de cualquier color y complementarlo con medias cortas blancas, un par de moños y unas pequitas en el rostro. Puedes caminar por la calle con una golosina en la mano y quedarás genial.

4. Para el rockero, vístete todo de negro, hazte un maquillaje fuerte, agrega algunos accesorios de cuero como una chaqueta o un cinturón, y despéinate un poco. El accesorio infaltable en este atuendo debe ser tu actitud.

5. Puedes ser un pirata si sobre una camisa blanca agregas un cinturón negro alrededor de tu cintura, te pones unos pantalones desgastados doblados hasta la pantorrilla, un parche que puedes hacer de un retazo de tela o incluso de foamy, te ensucias el rostro con maquillaje negro ¡y ya está!

Piensa en el carácter de tu personaje: ya sea que quieras asustar o causar risa cuando la gente te vea. Puedes pensar en el impacto de tu disfraz para añadirle tu toque único. Por ejemplo, puedes ser también un bebé grande:
6. utiliza un pijama, un par de pantuflas, hazte dos coletas y sal con un chupo o un tetero a la calle y listo, ¡disfraz resuelto!

7. O puedes disfrazarte de nerd utilizando unos lentes gruesos con una cinta blanca en medio, unos pantalones que te lleguen más arriba de la cintura, una camisa blanca por dentro de los pantalones. Puedes agregar un morral, un par de lapiceros, calculadora y unos libros en la mano.

Los materiales de papelería siempre serán un gran aliado: puedes agregar detalles súper creíbles con una buena dosis de creatividad. Utiliza pinturas o vinilos para darle más dimensión a ropa que ya no vayas a volver a usar (puedes usar café o negro para hacer efectos envejecidos, rojo para hacer efectos de sangre, plateado para efectos de metal o robótica).
Recuerda: ¡todo sirve! El foamy que encuentras en las papelerías también puede ayudar para agregarle detalles a tu ropa común y corriente: por ejemplo, sobre un foamy negro puedes dibujar la “i” de Los Increíbles, y luego la agregas a una camiseta roja y listo. El cartón puede servir para dar estructura a armaduras o incluso para hacer formas de espadas o de varitas mágicas.
¿Qué esperas para armar tu pinta en Hallowen?

Escrito por: Juan Tobón